Otra vez inundad@s

/http://www.enredando.org.ar/2016/04/28/otra-vez-inundads/



Por María Cruz Ciarniello.
Otra vez indundados/as reza el comunicado que días atrás emitió el Consorcio de pequeños productores/as de la granja Agroecológica La Verdecita, ubicada en la zona norte de la ciudad de Santa Fe, más precisamente en el Callejón Roca a la altura del 1800. La foto parece ser la misma que la de hace un año atrás. Barrios enteros bajo agua y uno de ellos, el que ocupa el cordón frutihortícola de la ciudad, con pérdidas totales de las cosechas de verduras y hortalizas.

Otra vez inundad@s...



Otra vez la misma historia. Los canales que se desbordan, el agua que avanza sin dar tregua, las pérdidas totales  Necesitamos de forma imprescindible que los siete compartimentos construidos en el reservorio Roca para colocación de bombas extractoras sean ocupados por esta, y además es totalmente necesario que las bombas funcionen de forma continua. También queremos  agradecer a todos los amigos y amigas y periodistas y comunicadores que se solidarizaron con los productores y vecinos de la zona y con el Consorcio de productores de  La Verdecita.




COMUNICADO DE PRENSA

     



La Escuela Vocacional de Agroecologia, de “La Verdecita” tiene el agrado de invitar a la inauguración del TERCER CURSO DE PROMOTORES AGROECOLOGICOS, el sábado 2 de abril del 2016,  en el tercer piso de ATE, calle San Luis 2854, ciudad de Santa FE.-
A las 15 horas comienza el modulo 0 del Curso que tendrá una duración de dos años, con clases presenciales teorica practicas con una frecuencia de 60 dias.-
“De que hablamos cuando hablamos de Agroecologia” es el tema que desarrollara Eduardo Spiaggi, director del Centro de Estudios Ambientales” de la facultad de Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario.-
Nos enfrentamos a una crisis ecológica a escala planetaria. Estos nuevos retos sin precedentes en la historia de la humanidad nos obliga a comprometernos a cambiar un modelo de agricultura industrial que es igual a : paquetes tecnológicos, agroquímicos, concentración económica, un modelo que termina con bosques , humedales, alimentos sanos, biodiversidad, cuyas consecuencias desde el cambio climático hasta la perdida de soberanía alimentaria afecta a toda la sociedad.-
La agroecología es una disciplina critica que propone diferentes formas de producción y consumo y promueve que nos comprometamos con un mundo posible ahora.-
Invitamos a todos y todas a participar de este Evento.-

CURSO DE FORMACIÓN AGROECOLÓGICA.





CURSO DE FORMACIÓN AGROECOLÓGICA.

Duración: dos años.

Modalidad: El curso se dicta en encuentros presenciales. Los mismos se realizan cada dos meses, y abarcan dos días consecutivos.

En estos dos días se dictan talleres teórico-prácticos, con actividades a campo.

Se prevén 6 encuentros para cada año del desarrollo del curso.


Lugar: Granja Agroecológica “La Verdecita”, ciudad de Santa Fe.

Dirección: Callejón Roca 1800

Contribución: $350 por módulo (no excluyente). No incluye alojamiento ni comidas.

Fundamentación.

La Escuela Vocacional Agroecológica nace de la necesidad de implementar un espacio de formación y de alfabetización política, tendiente a construir simultáneamente tanto saberes ecológicos como prácticas de organización para sujetos productivos con capacidad para desarrollar prácticas sostenibles en amplio sentido: ambientales, familiares y comunitarias.

Objetivos del curso de promotor agroecológico:

- Formar promotoras/promotores en Agroecológica con análisis crítico de la realidad y capaces de propiciar procesos de reconversión agrícola.
- Capacitar productores locales y en general personas interesadas en promover la agroecología desde los espacios en que participan

- Generar herramientas educativas y de capacitación para impulsar en el medio una matriz basada en la agroecología, con la finalidad de reconstruir la pequeña producción que garantice alimentos sanos, seguros y soberanos fomentando y fortaleciendo el desarrollo local.

- Proponer alternativas para un desarrollo sustentable del área rural en el medio santafesino, considerando siempre la relación con los sectores urbanos.


Consejo Académico Asesor
Silvia Vidal
Carlos Chiarulli
Adriana Gonzalo

Coordinadores
Cristian Walker
Ignacio Rojido Nin
Nicolás Indelángelo


Información y contacto:

Para obtener más información sobre el funcionamiento de EVA, el plan de estudios, etc. puede consultar la página web: http://laverdecita.blogspot.com
o laverdecita@gmail.com o La Verdecita Granja en Facebook.. También puede entrar en contacto a través de los siguientes números telefónicos: 0342-154290676 o 0342-154096577, o 0343-154522963.


¿Cómo llegar a La Verdecita?
                                                                      

Descripción: http://4.bp.blogspot.com/-ltmnYhghQv4/Tf-2OKFykTI/AAAAAAAABs8/5SK7XIh1kbU/s400/c%25C3%25B3mo%2Bllegar.jpg


EN COLECTIVO: Desde la terminal de ómnibus, caminar hasta Av. Rivadavia (a 2 cuadras de la terminal), tomar colectivo linea 10 o el colectivo a Monte Vera (se puede tomar en la terminal), bajarse en Av. Aristóbulo del Valle al 9800. Tomar el Callejón Roca al este hasta las vías del ferrocarril (10 cuadras), cruzando las vías esta La Verdecita. 
EN AUTO: por Av. Aristóbulo del Valle al 9800. Tomar el Callejón Roca hasta las vías del ferrocarril (10 cuadras), cruzando las vías esta La Verdecita.


El “Día de las Mujeres” y la necesidad de visibilizar y valorar sus trabajos a favor de la seguridad y soberanía alimentaria


Dra. Silvia Papuccio de Vidal. Fundación ECOSUR (ecosur@fundacionecosur.org.ar); Escuela Vocacional de Agroecología Granja La Verdecita (laverdecita@gmail.com)
                                     
Este 8 de marzo queremos hablar de las mujeres en plural y de sus vínculos con la alimentación en particular, no desde una perspectiva romántica sino profundamente reivindicatoria en el convencimiento de la necesidad de visibilizar y valorar sus conocimientos y los múltiples trabajos que ellas realizan en los ámbitos de la nutrición, la conservación de la biodiversidad y en términos generales, del cuidado de la vida.
Y decimos “mujeres en plural” debido a que somos un colectivo heterogéneo que, a pesar de compartir situaciones comunes respecto a los roles que desempeñamos en la sociedad y las discriminaciones que por razones de género venimos experimentando a lo largo del tiempo y a lo ancho del planeta, nos diferenciamos por cuestiones de clase, etnia, edad y localización geográfica, entre otras.
La seguridad alimentaria no es percibida ni afecta del mismo modo a las personas.  Existen particularidades conforme se sea pobre o rico, varón o mujer, habitante del campo o la ciudad. Si bien la pobreza es la causa principal de la inseguridad alimentaria debido a que la falta de dinero limita a los individuos el acceso a la comida -especialmente en un mundo que se ha vuelto cada vez más urbanizado y dependiente del trabajo remunerado- existen además,  situaciones de violencia y opresión que condicionan el  derecho a la alimentación de ¾ partes de la población, siendo las mujeres, los niños y las niñas los y las más afectados por el hambre y la desnutrición.
El papel estratégico asumido por las mujeres en la alimentación se enmarca en sus responsabilidades de género, que tienen origen en la división sexual del trabajo. Sus aportes a la seguridad alimentaria se dan a partir del trabajo que ellas realizan como productora, consumidora, administradora y transformadora de alimentos, así como portadora y transmisora de saberes genuinos en ese campo. Ellas detentan además, el rol fundamental de transmitir pautas de consumo a nivel familiar y comunitario. Sus conocimientos y experiencias acerca de la alimentación les permiten desarrollar un juicio de valor a la hora de elegir que comer, mejorando de esta forma las pautas de consumo, los hábitos alimentarios y la nutrición de su familia. Esos trabajos gratuitos que se inscriben dentro del paradigma de la economía del cuidado y que trascienden el espacio doméstico para proyectarse a nivel público en la defensa de la soberanía alimentaria y la naturaleza, no son contabilizados en las cuentas patrimoniales establecidas por la economía convencional, aunque tienen la imprescindible función de la reproducción social y biológica de la vida.
Si bien existe un reconocimiento simbólico de las contribuciones de las mujeres que son percibidas como atributos voluntarios y naturales, ni las instituciones ni los gobiernos parecerían haberse percatado de que esos aportes constituyen trabajo, ni de la necesidad de apoyar y fortalecer las actividades que ellas realizan. Que las mujeres a nivel global sean propietarias de menos del 3% de las tierras, que sigan teniendo restricciones en el acceso a crédito, herramientas y capacitación, que cobren salarios menores respecto a los varones  por igual trabajo realizado en la esfera pública y que la corresponsabilidad hombre/ mujer en los trabajos de alimentación, salud, educación y crianza de los y las hijas dentro del hogar siga siendo una utopía, son algunas evidencias que hablan a las claras del largo camino que las mujeres debemos transitar hacia la emancipación.

Cuantificar y poner en valor los trabajos de cuidados de las mujeres y desmercantilizar la naturaleza, son algunos de los imperativos más urgentes de nuestro tiempo para acabar con el flagelo del hambre, asegurar la equidad intergenérica e intergeneracional  y en definitiva, la supervivencia del planeta. Celebremos a las mujeres en sus luchas y en su día a día no sólo hoy, rescatando sus saberes y experiencias de subsistencia que constituyen insumos esenciales para la transición hacia la equidad y la sustentabilidad, a la vez que rescatándolas de la invisibilidad y la violencia capitalista y patriarcal.